Desde el Comitè Antiimperialista de Catalunya, a un año de la siembra del comandante Hugo Chávez, expresamos nuestro compromiso con su legado y con el proceso revolucionario bolivariano que lideró, que forjó y que trasciende, no sólo las fronteras de la patria venezolana, si no las fronteras de América Latina y el Caribe.

Chávez partió, pero sigue vivo y está encarnado en los millones de obreros, profesionales, trabajadores y campesinos que forman el cuerpo central y fundamental del proceso revolucionario bolivariano. Fueron la clase obrera, el campesinado y las capas populares venezolanas las que vieron en Hugo Chávez a su líder, líder de las inmensas mayorías invisibles, quienes hoy son las protagonistas de su historia.

Fueron esos millones, los más, los que todo lo producen, quienes hacen avanzar la rueda de la historia, quienes rescataron a su Presidente, a su líder, de las manos del imperialismo y de la reacción aquel abril de 2002. Son los mismos que hoy están enfrentando de forma serena y firme, el golpe fascista fabricado por el imperialismo estadounidense y europeo y ejecutado por los sectores más reaccionarios de la oligarquía venezolana y colombiana.

Chávez está encarnado en millones, tal y como anunció Tupac Amaru.

Hoy Chávez está en el panteón de los próceres, por que Chávez es el prócer de la Segunda y Definitiva Independencia de los Pueblos de América. Al lado de Bolívar, junto a nuestro Ché, y acompañado de los mejores hijos e hijas de la Patria Grande, de la patria latinoamericana y caribeña, con Manuela Sáenz, con Morazán, con Sucre, con Martí, con Tupac Amaru, Sandino, Farabundo, Allende, Mariátegui, Marulanda, Marcial… con los millones de mártires de la América revolucionaria, de la América Latina Obrera, Campesina y Popular.

El Comandante Chávez fue y es. Por sus venas corría la sangre de los millones de mártires víctimas del imperialismo y de una oligarquía profundamente apátrida y reaccionaria.

Chávez representaba la antítesis de esa clase parasitaria y opresora. Chávez era y es la América mestiza negra e indígena, es la América pobre y trabajadora, Chávez es la América patriota, digna y revolucionaria. Y su simiente hoy germina en los millones de hombres y mujeres que a lo largo y ancho del continente crean y luchan por una nueva América.

Nuestro Comandante Chávez levantó de nuevo la bandera del Socialismo, y abrazó a nuestra amada Cuba Socialista, la Cuba de Fidel y de Raúl.

Nuestro Comandante Chávez levantó la bandera de la unidad de América Latina y el Caribe, impulsó la ALBA, Telesur, Petrocaribe, la misión milagro, la CELAC… fue el arquitecto de una nueva América aún en construcción, al margen de la lógica del imperialismo.

Chávez le apostó a una América unida y en Paz, y Chávez buscó la Paz en Colombia, esa Colombia desangrada por una guerra de la oligarquía contra el Pueblo, Chávez soñó con una Colombia en que los paramilitares, las masacres, las fosas comunes, los genocidios políticos y los desplazamientos fueran historia. Chávez fue el impulsor de las actuales negociaciones de Paz entre el estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo. La paz en Colombia tiene muchos enemigos, y el principal enemigo es uno de los promotores del golpe de estado que está sufriendo Venezuela, y ese enemigo tiene nombre y apellidos, representa a la oligarquía terrateniente colombiana, representa al narcotráfico, representa a los Estados Unidos de América y representa a la Unión Europea, su nombre es Álvaro Uribe Vélez. Apoyar la Paz con Justicia Social en Colombia es honrar la memoria del Comandante Hugo Chávez y es defender el proceso bolivariano.

Nuestro Comandante Chávez levantó la bandera del antiimperialismo, y abrazó la causa de los Pueblos del Mundo, la causa de la humanidad. Todos recordamos al Comandante ante los bombardeos yankees sobre Afganistán. Recordamos a Chávez defendiendo la soberanía de Irán, defendiendo la causa Palestina, que es la causa de todo el Pueblo Árabe. Recordamos a Chávez abrazando a nuestro hermano pueblo de Bielorrusia. Todos y todas lo recordamos, aunque algunos prefieren olvidarlo.

Desde el Comité Antiimperialista aún nos estremecemos ante la coherencia y valentía del Comandante en defensa de la soberanía Libia. Una Libia víctima de un brutal genocidio perpetrado por la OTAN y sus bandas mercenarias salafistas. Una Libia que sufrió el ignominioso asesinato de su legítimo Presidente, y que hoy es víctima de aquellos supuestos revolucionarios, verdaderos asesinos que actúan como señores de la guerra al servicio de los monopolios petroleros de occidente. Fue nuestro Chávez quien inspiró el heroico trabajo de los reporteros de Telesur en Libia, quienes abrieron una ventana a la verdad de los acontecimientos, fue nuestro Chávez quien inspiró la postura heroica del embajador bolivariano en Trípoli resistiendo los democráticos bombardeos de la OTAN.

Hoy Siria es víctima de una brutal agresión, una revolución según los medios y los agentes occidentales. Hoy, al rendir homenaje a Chávez, debemos recordar su firmeza y coherencia en defensa de la causa árabe, la amistad de Chávez con el Pueblo Sirio, expresión de la amistad sirio venezolana, traducida en que Siria es un Estado miembro honorifico de la ALBA.

Hoy es tiempo de falsas revoluciones promovidas por el imperialismo, revoluciones que son golpes de estado, como en Ucrania, o como en Venezuela. El imperialismo tiene mil caras, a veces se disfraza de revolucionario, otras de estudiante, pero siempre tras de sí deja un reguero de muerte y destrucción.

La República Bolivariana de Venezuela sufre un golpe de estado y una descarnada guerra económica. No hay medias tintas, no sirven posiciones ambiguas, hoy debemos reconocer en el Presidente Nicolás Maduro el liderazgo del proceso bolivariano, hoy debemos situarnos al lado de las grandes masas populares en la profundización de las transformaciones revolucionarias socialistas. Hoy, el conjunto de revolucionarios y revolucionarias del mundo debemos cerrar filas en apoyo del proceso bolivariano y de su legítima institucionalidad.

Desde el Comitè Antiimperialista convocamos para el próximo sábado 15 una concentración frente al consulado yankee para protestar contra las intervenciones de los EEUU, la OTAN y la UE en países soberanos como Ucrania, Venezuela o Siria. El imperialismo está en guerra contra la humanidad, debemos organizarnos y luchar más y mejor, articulando respuestas locales, coordinando alianzas mundiales.

Chávez nos legó la coherencia, la dignidad, el amor por la vida y la combatitividad. Las banderas de Chávez deben ser alzadas por todos y todas nosotros; la bandera del socialismo, la bandera del antiimperialismo y la bandera de la unidad de los pueblos y del internacionalismo, son también nuestras banderas.

Chávez murió rodilla en tierra, murió combatiendo al frente de su Pueblo, de su Patria…
La consigna que retumba por América Latina, que en parte es una canción, en parte creación de las masas obreras y populares, se la queremos dedicar al Comandante Hugo Chávez, a las víctimas del golpe fascista en Venezuela, y en general a todos aquellos que han entregado su vida por la Paz y el Socialismo.

Mi voz, la que esta gritando.
Mi sueño, el que sigue entero.
Y sepan que solo muero
Si ustedes van aflojando
Porque el que murió peleando
Vive en cada compañero
Por nuestros muertos
ni un minuto de silencio
toda una vida de combate.
Hasta cuando? Hasta siempre
Hasta donde? Hasta la victoria
Y si es preciso hasta la MUERTE….

Gloria Eterna al camarada Hugo Rafael Chávez Frías

Advertisements