Con ocasión de la Conferencia de Ginebra II, que se inaugura hoy 22 de enero en la ciudad suiza de Montreux, nosotros, el Comitè Antiimperialista, desde nuestro seguimiento de los acontecimientos y su evolución, afirmamos que:

Hay que situar el suceso en el proceso del que forma parte. El proceso sigue siendo en substancia el mismo desde aquel primer día de ejecución de la conspiración contra la República Árabe Siria y demás países árabes: otoños e infiernos pre-historizantes para la sociedad árabe. Decadentismo apuntando a dividir los países árabes en Principados y Taifas “raciales”-teológicas, hecho “justificante” de la existencia del Estado judío, “racial”-teológico, en Palestina. El éxito del proceso habría de consumar la dominación hegemonista sobre el Oriente Árabe, con modus operandi neo-colonial y apoyada en el sionismo. Es decir, la dominación sionista, con modus operandi hiper-destructor y apoyada en la maquinaria material y financiera del Hegemonismo y de sus pudientes actores regionales.

Desde nuestro análisis científico de la problemática social, económica y geopolítica subyacente al Terror, subrayamos que no hay más perspectiva de superación histórica, que la superación –ya en curso- del actual orden mundial caracterizado por la dominación unilateral anglosionista con núcleo político y financiero estadounidense y núcleo militar en la OTAN y sus “movilizados” lumpen-mafioso-reaccionarios.

La República Árabe Siria, enfrentando el asedio como Unidad de Frentes (Dirección Política, Ejército, Pueblo), resiste exitosamente a esta campaña internacional que ha enviado a cientos de miles de mercenarios y/o fanáticos procedentes de al menos 83 países. Y éste, como no podría ser de otro modo, es justamente el objetivo principal inspirando la asistencia de Siria a Ginebra II: proseguir, también desde el frente del “diálogo” con los bandidos y en su propia cueva (parafraseando a Lenin), su lucha nacional frente al terrorismo. ¿Cómo?: tratando de evidenciar, denunciar y en la medida de lo posible cortar sus fuentes de financiación, de entrenamiento, de dotación y de apoyo organizativo, territorial y propagandístico-periodístico.

Esa es la racionalidad estricta que guía a Siria en su presencia conferencial, y no el dar ninguna clase de cancha a unos u otros castillos en el aire foráneos sobre cuestiones políticas que sólo al Pueblo sirio corresponde definir. El Pueblo sirio decide el destino de su país y de su Estado nacional, debiendo ser, cualquier resolución adoptada, sujeta a aprobación por referéndum vinculante. En sintonía con la posición siria de Estado, el Comitè Antiimperialista nos oponemos a y denunciamos cualquier propósito de segmentar la nación con arreglo a falaces mayorías o minorías supuestamente identitarias. Contra el proyecto imperialista de empoderamiento asimétrico de unas u otras “identidades”, respaldamos los Principios de laicismo, universalidad, ciudadanía e igualdad jurídica de derechos y deberes, que rigen la República Árabe Siria.

#estamosconsiria

Comitè Antiimperialista
24 de enero de 2014

Advertisements