Imatge

Manos Fuera de Siria-Alianza Contra la Guerra-Basilea
22 de enero, 2014

Llamada a todos los pueblos y personas honradas e íntegras

1. La OTAN

2. El imperialismo ataca y destruye a los pueblos árabes

3. La importancia de la región árabe: importancia demográfica, económica y estratégica

4. La dominación de las oligarquías petroleras y la reacción árabe

5. Irak – víctima de la erosión de la solidaridad

6. La Liga de Estados Árabes

7. Los canales pro-imperialistas Al Jazeera y Al Arabiya

8. La independencia y la unidad de los pueblos árabes sirve a la paz mundial y a todos los pueblos

La necesidad de cooperación Sur-Sur y la convergencia y la unión de los tres continentes África, Asia, América Central y del Sur

1. La OTAN

Los países europeos y norteamericanos se han unido en la OTAN, la única alianza militar a la escala mundial. La OTAN es una organización agresiva y destructiva, que impide que se establezca la paz mundial. La OTAN no tiene razón de ser y no hay excusa para ninguna alianza militar.

2. El imperialismo ataca y destruye a los países árabes

La región árabe está viviendo uno de los períodos más difíciles de su larga historia. En los últimos años, hemos visto como destruyen totalmente a un país árabe tras otro. Después de la destrucción de Irak, los EE.UU/OTAN atacaron a Libia. Actualmente están en curso las operaciones de destrucción contra Siria y contra Mali.

Tras la larga resistencia en Sudán contra la fragmentación en pequeños Estados – siguiendo el modelo yugoslavo – los imperialistas finalmente lograron la división del país.

En Iraq, el pueblo iraquí había alcanzado un alto nivel de vida. Los servicios sociales, médicos y educativos tenían un alto nivel. La guerra de EE.UU/OTAN duró desde 1991 hasta la retirada del ejército estadounidense en 2011. El ejército invasor se retiró de las zonas habitadas urbanas y rurales, porque la resistencia contra los agresores era muy fuerte. Las tropas estadounidenses remanentes están replegadas en bastiones fuertemente armados en el desierto iraquí, como si fuesen prisioneros propios. Las fuerzas de ocupación de EE.UU. siguen hoy estacionadas en Irak en contravención de todas las normas del Derecho internacional.

El imperialismo solo atacó a Irak, y más tarde a Libia, cuando estuvo seguro de que ningún país apoyaría a los países agredidos. Los agresores incluso fueron capaces de establecer sus posiciones de ataque en territorios de Arabia Saudita y Qatar.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo logró el imperialismo imponer estas invasiones? Y ello, siendo los países árabes de los primeros en conseguir liberarse del colonialismo europeo.

3. La importancia de la región árabe: importancia demográfica, económica y estratégica

El mundo árabe se extiende sobre una gran área del mundo y forma un gran bloque lingüístico–cultural en el continente afroasiático.

La riqueza de la región árabe no sólo radica en grandes yacimientos de materias primas esenciales, siendo el petróleo tan sólo uno de ellos, sino también en la diversidad de la producción y el consumo en general.

La región árabe cuenta con unas condiciones estratégicas óptimas a escala mundial. Situada en el centro del mundo, está directamente conectada con los tres continentes de África, Asia y Europa. Sus costas están bañadas por los mares y océanos del mundo.

¿Pero quién se beneficia de todos estos factores y de las riquezas del mundo árabe?

4. La dominación de las oligarquías petroleras y la reaccón árabe

La península arábiga es la parte del mundo árabe comprendida entre el Mar Rojo y el Golfo Pérsico. Una pequeña élite se enriquece con las riquezas y los potenciales de esta región, mientras las masas se quedan con las manos vacías. Siete familias se han apropiado de los recursos. Consideran la península arábiga como su propiedad privada y se reparten entre si las riquezas de la región. Estas familias gobernantes, representadas por un rey o un emir, no se basan en la voluntad popular.

En realidad, son fuerzas débiles que están en declive. Gobiernan sin legitimación democrática alguna. Ascendieron al poder gracias a los cañones y fusiles del imperialismo, que las apoya permanentemente. Las tropas imperialistas intervienen regularmente para proteger a las oligarquías dominantes. Cada vez que el pueblo de la península arábiga se rebela, es brutalmente aplastado por los ejércitos títeres y las tropas imperialistas. La Revolución no consiguió imponer ni asegurar ninguna victoria duradera. Los regímenes corruptos siguen gobernando con la misma violencia masiva que hace cien años.

4.1. Política de la violencia, la represión y las detenciones

Las oligarquías encarcelan a los jóvenes rebeldes en prisiones y campos donde muchos mueren antes de ser liberados. Como ejemplo podemos mencionar Bahrein, que ha batido el récord estadístico a escala global: tiene el mayor número de presos políticos en relación con la población total.

En Arabia Saudita, arrojan a los opositores desde un avión al «cuarto vacío»: una meseta deshabitada y hostil en el desierto de Rub al-Jali en la parte central de la península arábiga, donde es imposible la supervivencia.

4.2. Las oligarquías petroleras

Se trata de una pequeña minoría de jeques, que se apoyan en su base tribal y legan su dominio a sus descendendientes. Carecen de legitimación democrática y están en pie de guerra contra el pueblo, al que intentan apaciguar con regalos y algunas concesiones.

Las oligarquías se sostienen gracias a las bases militares y de poder que mantienen los imperialistas en la región y reciben de estos armamento, apoyo logístico y propagandístico. Los EE.UU y los estados imperalistas europeos ven en las oligarquías árabes a su verdadero garante para seguir dominando los recursos árabes.

Las oligarquías árabes ascendieron al poder durante el colonialismo tardío (primera mitad del siglo XX). Las insurrecciones contra la dominación imperialista y las sublevaciones contra las oligarquías se sucedieron. Hubo exterminios y matanzas en masa, por ejemplo en Oman, Dhofar y el Golfo Pérsico en los años 70.

5. Irak – víctima de la falta de solidaridad

El Estado de Irak, rico en petróleo, fue capaz de convertirse en una alternativa a las oligarquías petroleras. En 1958 en Bagdad, el pueblo derrocó a la monarquía y a la burguesía vendepatrias, representada por Nuri al-Said. Se logró eliminar la dominación directa e indirecta del Reino Unido. Irak abandonó el Pacto de Bagdad y este dejó de existir.

Se nacionalizó la producción de petróleo, cuyos ingresos revirtieron en beneficio del pueblo. Irak se desarrolló rápidamente y pasó del feudalismo a ser un Estado moderno y progresista. Se convirtió así en una alternativa positiva a las oligarquías petroleras de la península arábiga.

Las oligarquías petroleras, por su parte, pactaron con los EE.UU. y la OTAN para destruir a Irak. De 1991 hasta 2011 la OTAN, liderada por EE.UU., lanzó contra Irak una guerra de exterminio y una política de tierra arrasada. Los EE.UU han dejado tras si un país en ruinas con 2 millones de muertos.

Por desgracia, el movimiento de solidaridad en América del Norte, Europa central y occidental, fracasó a la hora de impedir los crímenes de cometidos por sus Estados.

Irak no fue la última víctima de los EE.UU y la OTAN.

El papel reaccionario de las oligarquías petroleras, sostenidas por el imperialismo, continúa: como ya hicieron con Irak, la alianza de imperialistas occidentales y oligarquías árabes intenta seguir destruyendo a los países árabes progresistas. Las víctimas actuales son Libia, Siria y Mali. Si permanecemos pasivos como movimiento de solidaridad, el imperialismo continuará su política agresiva y destructiva contra otros Estados progresistas en África, Asia y los países árabes.

6. La Liga de Estados Árabes

La creación de la Liga Árabe es un logro de los pueblos árabes para fortalecer y construir la solidaridad árabe en beneficio de África, Asia, América del Sur y Central y de todos los pueblos.

Sin embargo, como las oligarquías petroleras también son miembros de la Liga Árabe, intentan descomponer la liga desde el interior y hacerla inoperante.

Sería un error deducir de ello que habría que prescindir totalmente la Liga Árabe. Lo cierto es que hay que impedir que las oligarquías petroleras reaccionarias continúen con su papel destructivo y que hay que poner fin a su dominio.

7. Los canales pro-imperialistas Al Jazeera y Al Arabiya

Hasta el comienzo del nuevo milenio, la propaganda política imperialista se difundía principalmente por los canales directamente imperialistas como la BBC, CNN, Radio Francia y la emisora alemana “Deutschlandfunk”.

Con Al Jazeera y Al Arabiya, la difusión de la propaganda imperialista adquiere una nueva dimensión, ya que pretenden ser medios de «comunicación e información originales árabes». El éxito de estas agencias proimperialistas era inevitable. Han conseguido sembrar la manipulación y la confusión en la opinión pública árabe. La función de las emisoras proimperialistas, como Al Jazeera y Al Arabiya, puede observarse particularmente cuando la OTAN ataca y destruye a países árabes: sugiere a la gente que eso ocurre para liberar a esos países de presuntos dictadores o para instaurar democracias y derechos humanos. Tal es, por ejemplo, su cobertura sobre Irak, Siria, Libia, o incluso Mali.

Los escuadrones de la muerte introducidos en Siria y las guerras entre bandas terroristas se proclaman como «la oposición interna». Al mismo tiempo, las agencias imperialistas difaman a gobiernos legítimos y progresistas, y rehabilitan simultáneamente a los regímenes árabes reaccionarios.

Actualmente, estamos viviendo una situación excepcionalmente trágica en los países árabes. Se ha vuelto difícil distinguir entre la verdad y la mentira, la justicia e injusticia, entre amigo y enemigo. Las agencias imperialistas trabajan a diario para destruir los logros de los países que alcanzaron su independencia y soberanía luchando abnegadamente.

El verdero enemigo de la población mundial es el imperialismo. Impide que los países del Sur alcancen la paz interna y externa. El objetivo del imperialismo es desestabilizar a los sistemas sociales estables, como Irak, Siria y Libia, y que queden sumidos en el caos.

La propaganda imperialista naturalmente también se difunde por las emisoras occidentales para impedir que las personas del hemisferio norte se solidaricen con la población árabe.

8. La independencia y la unidad de los pueblos árabes sirven a la paz mundial y a todos los pueblos

Redundan en beneficio del intercambio justo, la cooperación amistosa y la amistad entre los pueblos.

Nos dirigimos a todas las personas de buena voluntad en el norte, sur, este y oeste de este nuestro planeta: ¡La meta primordial es reconstruir la solidaridad internacional antiimperialista!

Todos estamos llamados a evitar que los estados agresores del hemisferio norte perpetren sus crímenes contra los pueblos del sur.

¡Llamamos a la unión contra el militarismo y el imperialismo ! ¡Por la Amistad de los Pueblos!

¡La solidaridad – o es antimilitarista y antiimperialista – o no es tal!

¡Viva la solidaridad internacional!

Advertisements